• Violeta Aranda

La importancia del protector solar

Para protegernos de los rayos solares, el uso del protector solar es fundamental ya que reduce el riesgo de padecer cáncer de piel, retrasa el envejecimiento y evita quemaduras solares. Existen dos tipos de rayos UV (ultravioleta). Los rayos UVA representan hasta el 95% de la radiación ultravioleta que llega a la superficie de la tierra, penetran la piel y son los culpables de las manchas oscuras, las líneas de expresión, la piel con tono desparejo y las arrugas, mientras que los rayos UVB son más conocidos por causar quemaduras.

Una forma fácil de diferenciarlos es asociar la B de UVB con "burn", que quiere decir, "quemar".


Hay distinciones entre protector y bloqueador solar. El primero se absorbe y necesita alrededor de media hora para que sea bien absorbido por la piel, refleja la radiación ultravioleta y suele ser transparente o invisible al aplicarlos. Por su parte, el bloqueador está compuesto de óxido de zinc o titanio para poder reflejar los rayos y evitar que alcancen tu piel, suelen ser más espesos, son difíciles de enjuagar y más visibles.


El SPF nos indica la capacidad de protección solar del producto que elijamos según nuestras necesidades. Entre mayor sea el número, mayor protección tendrás. Un dato importante es que los protectores solares con etiquetas que indican "amplio espectro" están aprobados por la FDA y te protegen de los rayos UVA y UVB.


Es recomendable poner atención a las zonas que reciben mayor exposición solar como: cara, orejas, mano, escote, etc. Las medidas de protección incluyen NO exponerte al sol entre las 11 y las 15 horas, usar gorros y sombreros, gafas de sol para proteger tus ojos y sobretodo beber mucho líquido para mantener la piel hidratada. Muchos pensamos que en los días nublados no existe riesgo de quemarnos, sin embargo, el sol, aunque no lo distingamos, siempre está.



5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo