• Violeta Aranda

Un vistazo al proceso de cicatrización

La cicatrización de la piel consiste en un proceso natural de nuestro cuerpo que busca unir los tejidos que han sido lastimados, en este caso, por una cirugía plástica. Hay diversos factores que influencian el resultado final de una cicatriz como: el tipo de piel, la edad, el área del cuerpo donde se realizó la incisión, el tipo de sutura y la genética de cada paciente.


Dentro de un procedimiento quirúrgico la técnica de sutura suele ser intradérmica, lo cual quiere decir que los puntos no son visibles y por lo tanto se consigue un resultado más estético.


Conforme pasa el tiempo, la tonalidad de la cicatriz va variando, al inicio suele lucir roja pasando por tonos violáceos, rosas y finalmente quedando un poco más clara que el resto de nuestra piel.


El tiempo de un proceso de cicatrización es de aproximadamente 12 meses, durante dicho lapso podemos optar por realizar ciertas medidas para que la cicatriz evolucione de la mejor manera posible.


Como primer paso se retiran las suturas, mientras más expuesta está la cicatriz al sol mayor probabilidad habrá de que ésta se hiperpigmente, por lo que un buen protector solar es clave. La hidratación de la piel es, asimismo, importante, por lo que podrás emplear cremas o geles hidratantes; el ácido hialurónico es un buen aliado para proteger la piel.


Una recomendación para los fumadores es que eviten fumar en la medida de lo posible, ya que el tabaco disminuye el nivel de oxígeno en la sangre y por esta razón compromete el proceso de cicatrización.





27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo