• Violeta Aranda

Reducción de mamas: razones para optar por este procedimiento

La reducción de mamas o también conocida como mamoplastía de reducción, es un procedimiento quirúrgico destinado a disminuir el tamaño, corregir la posición y mejorar el aspecto general de las mamas.


Hay diversos motivos por los que una paciente puede optar por realizar esta intervención, como lo son:


1. Problemas físicos:

Dolor de espalda o cuello, problemas posturales, marcas molestas por los tirantes del sujetador, irritación e infección cutánea. Incluso dificultad para realizar ciertos deportes.


2. Salud mental:

Por otro lado, también se puede ver perjudicada la salud mental, ya que puede verse afectada la autoestima por sentir vergüenza de su imagen corporal o tener dificultades al encontrar ropa interior, inclusive por querer vestir de cierta manera pero no hacerlo por miedo a los complejos.


Dentro de las ventajas de realizarse este procedimiento podemos encontrar: la mejora de la percepción corporal, el uso de ropa que no se utilizaba anteriormente, la libertad de realizar actividades físicas sin molestias relacionadas al peso del pecho.


Existen varias técnicas diferentes para reducción mamaria. La principal diferencia entre ellas radica en la extensión y localización de las incisiones, las cuales pueden ir desde una simple incisión circular alrededor de la areola hasta una incisión compleja que incluye, además de la anterior, una herida vertical hasta el pliegue inframamario y una horizontal a través de este (cicatriz en forma de “ancla”). La elección de la técnica quirúrgica dependerá de varios factores, principalmente el tamaño de la mama y el grado de caída de la misma.


El procedimiento tiene una duración aproximada de 3 a 4 horas y puede llevarse a cabo de forma ambulatoria o con una noche de hospitalización postoperatoria. Se realiza bajo anestesia general.


El tiempo aproximado de recuperación para regresar a actividades cotidianas es de entre 10 y 14 días.





17 visualizaciones0 comentarios