• Violeta Aranda

¿Dejar de fumar antes de una operación de cirugía estética?

En toda intervención quirúrgica es necesaria la historia médica del paciente donde se detallan elementos como enfermedades, intervenciones previas o circunstancias que puedan afectar el proceso de la cirugía.

El tabaco y la cirugía estética se asocian por el hecho de que la cicatrización puede ser más lenta o de menor calidad cuando una persona es fumadora.

Para cicatrizar, los tejidos necesitan del oxígeno y el tabaco propicia lo que se conoce como vasoconstricción, lo que provoca que disminuya el aporte de oxígeno a los tejidos.

Generalmente, se recomienda que se suspenda el consumo de tabaco como mínimo de 2 a 4 semanas antes de ciertas cirugías, con el objetivo de disminuir las probabilidades de alguna complicación y conseguir una óptima cicatrización, además durante el postoperatorio también deberá interrumpirse el hábito del cigarro.

A grandes rasgos ese es el panorama de la cirugía estética y el tabaco, sin embargo, el médico dará una mejor valoración respecto a este tema.


39 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo