• Violeta Aranda

Breve introducción a las suturas quirúrgicas

Un cuestionamiento muy común entre los pacientes es sobre cómo se verá la cicatriz al retirar "los puntos", ya que se espera que quede lo más imperceptible posible. El resultado final de una cicatriz se puede observar con mayor certeza después de 1 año de la cirugía y depende de muchos factores, como: si la persona fuma, si se hidrata lo suficiente, su alimentación, entre otros.


El tiempo de recuperación y cicatrización de las suturas quirúrgicas depende de cada persona, como se menciona anteriormente, y del área del cuerpo en la que se ubique, por ejemplo: las heridas en el rostro suelen curarse más rápido, entre 3 y 5 días, mientras que en brazos, piernas, manos o pies pueden requerir hasta 2 semanas de recuperación.


Existen dos grandes clasificaciones de las suturas: absorbibles o no absorbibles, las primeras son aquellas que se digieren por el organismo en un lapso más o menos corto de tiempo, por esta razón no se requiere que se retiren, existen desde los años setenta y suelen utilizarse por su capacidad de mantener los bordes de las heridas aproximados por tiempos definidos.


Por el contrario, los no absorbibles necesitan ser retirados ya que no se absorben por el organismo debido a su estructura química, se utilizan en tejidos que cicatrizan lentamente como piel y tendones, esta forma disminuye el riesgo de infección y la probabilidad de formar cicatrices queloides. Los materiales de sutura no absorbibles más utilizados son: seda, algodón, nylon, poliéster, polietileno, polipropileno y acero quirúrgico.







16 visualizaciones0 comentarios